Wednesday, February 10, 2016

Dile NO!!! a San Valentín

COMUNIDAD DE GUERREROS ESPIRITUALES
El Regreso a las Raíces Hebreas de la Fé


Amor al estilo Hebreo versus Amor al estilo Griego-Romano

El 14 de Febrero....se celebra a EROS (CUPIDO), el dios griego-romano del amor. En cuestiones de pareja, ya sabemos la historia: CUPIDO revolotea con sus alas, le dispara una flecha a un hombre y a una mujer, ¡y listo!, están enamorados. Cupido es un paradigma en nuestra cultura occidental.

Y aunque me consideren exagerada, CUPIDO es un DEMONIO de seducción, encanto y fascinación y él engaña, haciendo creer a la gente que el amor es un suceso místico, algo que simplemente puede ocurrir o no. No cabe allí la racionalización y es más fuerte que el sentido común. Por ello es que no hacemos ningún esfuerzo para amar a nadie, sólo esperamos que "nos pase". Y ése es el gran problema nuestro: que NO PONEMOS ni ESFUERZO ni DECISIÓN y muy especialmente sucede en nuestra relación de pareja.

Para el mundo occidental, el amor es un golpe del destino. No hay una explicación lógica. 
No hay un esfuerzo involucrado. El amor NO se basa en compromiso ni en ningún entendimiento profundo de la persona que amas. Te flecharon y ya no puedes hacer nada. De allí que al cabo de unos años de casados, cuando ya ha pasado el "efecto CUPIDO", 
el hombre dice: - CÓMO ES QUE ME CASÉ CON ÉSTA BRUJA?? -
O la mujer : -COMO ME VINE A ENAMORAR DE ÉSTE DESGRACIADO ??-
Uno sencillamente no se explica cómo pudo haberse involucrado con una persona tan indeseable.
 Y es porque estaba hechizado/a, bajo la influencia del demonio de CUPIDO.

En el estilo de amor griego-romano/occidental, dos personas se enamoran y se casan y a veces
 en contra de todo consejo y súplica de los padres que desde afuera ven lo terrible de lo que se viene. Simplemente ocurre que los dos  “se enamoran”, como si fuesen víctimas. 
No hubo una elección o entendimiento en absoluto, e inclusive éste demonio normalmente "maneja"  la voluntad, como si uno fuera víctima del destino. En muchas ocasiones la persona sabe que su pareja no le conviene en absoluto pero tiene una "atracción" desenfrenada hacia él o ella. Ésta es la base firme para el abuso, manipulación, violencia y divorcio posteriores en los hogares.

No es sorprendente que ésta filosofía haya producido una sociedad con una tasa de divorcio de más del 60%. Hoy día mucha gente cada vez está mas lejos de entender el mandamiento de Dios de cómo se debe amar, por eso hay muchas crisis en las familias, en el matrimonio y en la sociedad. 
El amor occidental es terrenal y puramente humano, extremadamente inestable y débil, resultado de que no se entiende o no se conoce el concepto del amor bíblico y más específicamente el de la Toráh.

En la cultura hebrea los niños que son enseñados bajo la Toráh son adiestrados para entender y apreciar las virtudes de otras personas. Son adiestrados para aceptar al otro y tratar de la mejor manera posible una relación ya sea de amistad, ya sea de pareja. Ellos NO CREEN en el amor o 
en el flechazo a primera vista, sencillamente porque eso no es parte de su enseñanza bíblica, no es algo que puedan considerar. Por lo tanto, la mente hebrea está programada según el concepto correcto del amor. Los padres educan a sus hijos desde pequeños y les enseñan que el amor es decisión, entendimiento y esfuerzo y no el resultado de una "atracción" desenfrenada del momento. Los hebreos enseñan a construir el amor con el trato y la convivencia, por tanto la atracción, la pasión y el enamoramiento se pueden volver intensos al paso del tiempo. También les enseñan a sus hijos que tengan un amor responsable y con compromiso. 
De allí que los padres elegían (y muchos aún eligen) al esposo o a la esposa de sus hijos y éstos contraían matrimonios sin conocerse, y SIN OPONERSE, pues ellos sabían que debían ejercitar el amor para llegar a amar a su esposo o a su esposa que eligieron sus padres. Un ejemplo bíblico es la historia de Isaac y de Rebeca. Para la mentalidad hebrea amar es: 
DECISIÓN, ENTENDIMIENTO, ESFUERZO Y RESPONSABILIDAD y lastimosamente para nosotros la cosa no funciona así. En nuestra cultura la mayoría de los jóvenes se casan y al menor problema se divorcian, no ponen ni decisión, ni esfuerzo para que el matrimonio sobreviva, por eso hoy día prefieren nomás ir a vivir juntos, por si acaso..... Veamos uno de los muchos versículos, lo que dice la Toráh :

16 No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Yáhweh. 17 No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado.18 No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a tí mismo. Yo Yáhweh. (Lev 19:16-18)

Para desarrollar el sentimiento de amor, la Toráh nos OBLIGA a no guardar rencor, nos obliga 
a no vengarnos y nos obliga a enfocarnos en las virtudes de los demás. Consecuentemente los amaremos. Y cuanto más íntimamente conozcamos a alguien y sus virtudes, más profundo 
será nuestro amor. De allí que amar a alguien requiere entendimiento. No estamos diciendo 
que entre los hebreos no hay divorcio, pues sí también los hay, sencillamente estamos ilustrando 
que las mentalidades de ellos y la nuestra son opuestas y consecuentemente los resultados van
 a ser muy diferentes. Para los hebreos AMAR no es emoción ni sentimentalismo, es una decisión. Yáhweh quiere que sepamos que amar es DECIDIR. Y es obvio, porque si le queremos obedecer, entonces debemos tomar la decisión de amar y no sólo éso, primeramente, Él nos manda (nos obliga) que le amemos a Él con todas nuestras fuerzas, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente. (Deuteronomio 6:5)
Sin embargo éstos conceptos se entienden pero, son bien difíciles de aplicar (por no decir imposible) para nosotros los occidentales. El Señor dice que conoceremos la VERDAD y la VERDAD nos hará libres. Y todavía nos falta demasiado por aprender, si ni siquiera entendemos cómo Dios quiere que amemos. Sólo su Palabra, su TORÁH, Antiguo y Nuevo Testamento pueden enseñarnos lo que es el amor en la óptica correcta, porque DIOS es AMOR y no Cupido.

Decir en el día de san Valentín "-para mí no significa eso, yo lo celebro muy cristianamente, yo celebro al AMOR-" o decir " -Yo no celebro a Cupido, yo celebro a Jesús, Jesús es amor -" son sólo excusas para tratar de redimir una celebración QUE NO ES REDIMIBLE. No importa qué tan buena intención haya, el 14 de febrero fue consagrado al dios griego-romano del amor Eros (Cupido), y nuestro Altisímo Señor lo abomina. Éste demonio no deja de influenciar en la mente occidental atando almas y destruyendo matrimonios, es porque año tras año se le celebra (HASTA EN LAS IGLESIAS!!); y constantemente se lo invoca.

Prohíba a Cupido que entre en su casa, haga guerra espiritual contra él y que nunca toque la mente de sus hijos. Desde ahora enseñe a sus hijos la Palabra de Dios, estudie la TORAH, los escritos y profetas para entender cómo Dios quiere que amemos. Enseñe a sus hijos que amar no es atracción fatal o flechazo a primera vista o cosquillas en el estómago. Enseñe a sus hijos a mirar la familia y la historia de su prometido o prometida, que tengan capacidad de análisis (entendimiento), que disciernan los valores morales, la fé, qué vida espiritual llevan, el pasado familiar, los traumas, el trato familiar, pues ésto tiene un peso definitivo a la hora del matrimonio. Y no permita que le digan que cuando se casen él o ella van a cambiar, porque la verdad es que al paso del tiempo los problemas internos en las personas se empeoran agudamente, sin Dios nunca mejoran.  El matrimonio es un viaje sin retorno y uno no puede tomar una decisión de vida tan alocadamente cegado por la "pasión y el entusiasmo".

Y si uno de sus hijos se encuentra en ésta situación, enredado con alguien indeseable, sin fuerzas para salir de ésa relación, entonces minístrele con urgencia LIBERACIÓN, antes de que sea demasiado tarde, ya que su hij@ podría estar bajo el hechizo de éste demonio. Así que éste 14 de febrero que pase de largo.....mi casa y yo, NO vamos a celebrar a Cupido.


EL GRAN obstáculo a las Oraciones. 
Antes de comenzar con cualquier tipo de oración en Guerra Espiritual, es SUMAMENTE IMPORTANTE, que TODOS en la familia hagan un compromiso de no hablar quejas, insultos, críticas, griterías, reclamos, derrota, amargura, sino que CAMBIE el lenguaje familiar de maldición a BENDICIÓN. Los pleitos, las griterías, las contiendas, los desacuerdos y la intolerancia deben desaparecer PARA SIEMPRE del hogar de lo contrario todo será un gran fracaso. De ahora en adelante cambiará el lenguaje a lenguaje de BENDICIÓN y se declarará la victoria de Dios en el lenguaje cotidiano. Si el ambiente de pleito y contienda, y amargura continúan en el hogar, DE NADA SERVIRÁN LAS ORACIONES. Tener un lenguaje negativo, pesimista o de maldición DESACTIVA las oraciones de poder. Los cristianos que oran a Dios por una situación y declaran victoria y luego mas tarde expresan negativismo, amargura, pesimismo, derrota, maldición, en su lenguaje cotidiano, NUNCA, verán contestadas sus oraciones, por esto es que hay muchos cristianos que por años oran por una situación que nunca se resuelve.
 El lenguaje que utilizamos para orar debe estar en CONCORDANCIA con nuestro lenguaje cotidiano.


Miles de personas liberadas, miles sanadas, miles restauradas......
Si has recibido bendición a través de nuestro ministerio, extiende tu generosa 
mano hacia nosotros. Necesitamos de tu ayuda!


Puedes dar tu ofrenda o donación a través de WESTERN UNION a nombre de : 
Cristina Blanc Ramírez
Ciudad: Memphis ;  Estado: TN ;   País: USA. 

ó Directamente con Tarjeta de Débito, Crédito, o Tarjeta de Regalo (Gift Card) Aquí





Cristina Blanc-Ramirez. 
~ Sierva de Jesús el Yeshúa Hamashiaj~ 
El Regreso a las Raíces Hebreas de la Fé
Casa de Oración en Misión Avivamiento. 
mision-intercesion1usa@hotmail.com  
901-628-5642 Memphis. TN. USA





1 comment:

  1. Excelente, esa es la perspectiva biblica del amor.

    ReplyDelete