Thursday, December 3, 2009

Oracion por un Proceso de Corte.

Comunidad de Guerreros Espirituales


 Salmos 32:1-2
1 *Dichoso aquel a quién se le perdonan sus transgresiones, a quién se le
borran sus pecados. 2 Dichoso aquel a quién el Señor no toma en cuenta
su maldad y en cuyo espíritu no hay engaño.

Salmos 32:6-8 (Nueva Versión Internacional)
6 Por eso los fieles te invocan en momentos de angustia; caudalosas aguas podrán desbordarse, pero a ellos no los alcanzarán.
7 Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás
con cánticos de liberación. 8 El Señor dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el *camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.

Salmos 70:1-4 (Nueva Versión Internacional)
1 Apresúrate, oh Dios, a rescatarme; ¡apresúrate, Señor, a socorrerme!
2 Que sean avergonzados y confundidos los que procuran matarme.
Que retrocedan humillados todos los que desean mi ruina.
3 Que vuelvan sobre sus pasos, avergonzados, todos los que se burlan
 de mí. 4 Pero que todos los que te buscan se alegren en ti y se regocijen;
que los que aman tu *salvación digan siempre: «¡Sea Dios exaltado!»

Salmos 143:1 (Nueva Versión Internacional)
1 Escucha, Señor, mi oración; atiende a mi súplica. Por tu fidelidad y tu justicia, respóndeme.

Salmos 42:8 (Nueva Versión Internacional)
8 Ésta es la oración al Dios de mi vida: que de día el Señor mande su amor, y de noche su canto me acompañe.

Isaías 42:12-13 (Nueva Versión Internacional)
12 Den gloria al Señor y proclamen su alabanza en las costas lejanas.
13 El Señor marchará como guerrero; como hombre de guerra despertará
su celo. Con gritos y alaridos se lanzará al combate, y *triunfará sobre
sus enemigos.

Salmos 142 (Reina-Valera Antigua)
1Con mi voz clamaré al Eterno, Con mi voz pediré á mi Padre misericordia.2Delante de él derramaré mi querella; Delante de él denunciaré mi angustia. 3Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda.  En el camino en que andaba, me escondieron lazo. 5Clamé á ti, oh mi Dios Altísimo, Dije: Tú eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes. 6Escucha mi clamor, que estoy muy afligido; Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo. 7Saca mi alma de la cárcel para que alabe tu nombre: Me rodearán los justos, Porque tú me serás propicio.

Salmos 124 (Reina-Valera Antigua)
1A NO haber estado el Señor por nosotros, Diga ahora Israel; 2A no haber
estado el Señor por nosotros, Cuando se levantaron contra nosotros los
hombres, 3Vivos nos habrían entonces tragado, Cuando se encendió su furor en nosotros. 4Entonces nos habrían inundado las aguas; Sobre nuestra alma hubiera pasado el torrente: 5Hubieran entonces pasado sobre nuestra alma las aguas soberbias. 6 Bendito Eterno Elohim, Que no nos dió por presa á sus dientes. 7Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores: Quebróse el lazo, y escapamos nosotros. 8Nuestro socorro es en el nombre del Señor, Que hizo el cielo y la tierra.

Salmos 119:153-154 La Biblia de las Américas (LBLA)
153Mira mi aflicción y líbrame, porque no me olvido de tu ley.
154Defiende mi causa y redímeme; vivifícame conforme a tu palabra.

Proverbios 31:8-9 La Biblia de las Américas (LBLA)
8Abre tu boca por los mudos, por los derechos de todos los desdichados.
9Abre tu boca, juzga con justicia y defiende los derechos del afligido
y del necesitado.

Confesión de FÉ.
Señor Jesús yo creo firmemente que tú eres el Hijo de Dios.
Tú eres el Cristo, el Mesías que vino a deshacer toda obra del diablo, toda obra de maldad. Diste tu vida en la cruz por mis pecados y resucitaste de entre los muertos.
Te confieso que he andado por malos caminos, he sido rebelde, he sido desobediente, he tenido malos pensamientos y malas intenciones y he hablado cosas perversas. Me arrepiento de todo lo malo que he hecho, pido perdón y me vuelvo a tí Santo de Israel. Lávame, limpia mi conciencia con tu Sangre. Creo que tu Sangre me limpia ahora de toda maldad, de todo pecado. Saca, destruye, arranca de mí todo lo que impida que TÚ bendigas y gobiernes mi vida. Quiero ser guiado, dominado solo por Tí Padre Santo Altísimo. Te pido que te quedes conmigo, en mi corazón y seas dueño y Señor de mi vida. Recibo ahora a Cristo Jesús en mí corazón, lo invoco, lo llamo para que venga y haga morada en mí.
 Señor Jesús: Te confieso como mi único y verdadero Dios. Apártame para servirte, amarte, obedecerte. Dedico y consagro a Tí mi vida. Gracias por redimirme, por limpiarme, por justificarme y santificarme, muchas gracias. TE AMO PADRE SANTO. Amén.

Tomar toda la armadura de Dios (Efesios 6:10-18)
Me fortalezco con el gran poder del Señor Jesucristo. Me pongo toda la armadura de Dios y hago frente a todas las artimañas del diablo, y cuando llegue el día malo, permaneceré firme resistiendo hasta que acabe la batalla. Me ciño con el cinturón de la verdad, y me protejo con la coraza de justicia, y calzo mis pies con el ánimo de proclamar el Evangelio de la Paz. Ahora tomo el escudo de la FÉ con que voy a apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomo el casco de salvación y la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios. Como guerrero oro todos los días y me mantengo alerta y perseverante en oración de los unos por los otros.

 La Batalla.
Oración por un proceso de Corte (Jueces y fiscales)

Padre Altísimo Santo de Israel : suplicamos que tu misericordia éste conmigo en este proceso de corte que tendré próximamente.Suplico tu favor y tu gracia para delante de los jueces y fiscales.
No permitas que satanás arrebate mi caso, este caso.
La gloria, la alabanza, la exaltación serán solo para tí, Padre Eterno, en el poderoso nombre de Jesús.  
Te encomiendo al Juez, al fiscal de mi caso, sea tu bendita misericordia en sus mentes, sea tu gran sabiduría sobre ellos para la decisión
y resolución de mi proceso legal. Confío en tí y tú lo harás.
Dame tu gracia poderosa y tu gran favor para delante de ellos y sobre
todo, suplico que venga tu Espíritu Santo, venga y me enseñe y ponga en
mi boca las palabras, solo las palabras necesarias y suficientes, las palabras correctas y acertadas.
Que nada de lo que YO diga, sea usado en mi contra, sino a mi favor.
También te encomiendo que enseñes y pongas mucha sabiduría y
entendimiento en el abogado que defiende mi caso.
Lo bendigo y declaro que mi abogado hace una defensa excelente
a mi favor. En el nombre de Jesús.
Encomiendo a Tí Padre este caso, confío en ti y se que lo harás.
En el nombre de Jesús. Amén y amén.

Salmos 35:1-10 (Nueva Versión Internacional)
1 Defiéndeme, Señor, de los que me atacan;  combate a los que me combaten.  2 Toma tu adarga, tu escudo, y acude en mi ayuda.
3 Empuña la lanza y el hacha,  y haz frente a los que me persiguen.
Quiero oírte decir: «Yo soy tu *salvación.» 4 Queden confundidos y avergonzados los que procuran matarme; retrocedan humillados
los que traman mi ruina. 5 Sean como la paja en el viento, acosados por el ángel del Señor; 6 sea su senda oscura y resbalosa,  perseguidos por el ángel del Señor. 7 Ya que sin motivo me tendieron una trampa, y sin motivo cavaron una fosa para mí,  8 que la ruina los tome por sorpresa;
que caigan en su propia trampa, en la fosa que ellos mismos cavaron.
9 Así mi *alma se alegrará en el Señor y se deleitará en su salvación;
10 así todo mi ser exclamará: «¿Quién como tú, Señor?
Tú libras de los poderosos a los pobres; a los pobres y necesitados libras de aquellos que los explotan.»

Salmos 35: 17-28 (Nueva Versión Internacional)
17 ¿Hasta cuándo, Señor, vas a tolerar esto? Libra mi vida, mi única vida,
de los ataques de esos leones. 18 Yo te daré gracias en la gran asamblea;
ante una multitud te alabaré. 19 No dejes que de mí se burlen mis enemigos traicioneros; no dejes que se guiñen el ojo los que me odian sin motivo. 20 Porque no vienen en son de *paz, sino que urden mentiras
contra la gente apacible del país. 21 De mí se ríen a carcajadas, y exclaman: «¡Miren en lo que vino a parar!»
22 Señor, tú has visto todo esto; no te quedes callado. ¡Señor, no te alejes de mí!  23 ¡Despierta, Dios mío, levántate!  ¡Hazme *justicia, Señor, defiéndeme!  24 Júzgame según tu justicia, Señor mi Dios;
no dejes que se burlen de mí. 25 No permitas que piensen: «¡Así queríamos verlo!»  No permitas que digan: «Nos lo hemos tragado vivo.»
26 Queden avergonzados y confundidos  todos los que se alegran de mi desgracia;  sean cubiertos de oprobio y vergüenza  todos los que se creen más que yo. 27 Pero lancen voces de alegría y regocijo los que apoyan mi causa,  y digan siempre: «Exaltado sea el Señor,  quien se deleita en el *bienestar de su siervo.»  28 Con mi lengua proclamaré tu justicia,
y todo el día te alabaré.

 Salmos 5. La Biblia de las Américas (LBLA)
Oración pidiendo protección de los malos
5 Escucha mis palabras, oh Señor; considera mi lamento.
2 Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque es
a tí a quien oro. 3 Oh Señor, de mañana oirás mi voz; de mañana presentaré mi oración a tí, y con ansias esperaré.
4 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad;
el mal no mora contigo. 5 Los que se ensalzan no estarán delante de
tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad.
6 Destruyes a los que hablan falsedad; el Señor abomina al hombre sanguinario y engañador. 7 Mas yo, por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa; me postraré en tu santo templo con reverencia.
8 Señor, guíame en tu justicia por causa de mis enemigos;
allana delante de mí tu camino.9 Porque no hay sinceridad en lo que dicen;
destrucción son sus entrañas, sepulcro abierto es su garganta;
con su lengua hablan lisonjas. 10 Tenlos por culpables, oh Dios;
¡que caigan por sus mismas intrigas! Echalos fuera por la multitud de sus transgresiones, porque se rebelan contra tí. 11 Pero alégrense todos los que en ti se refugian; para siempre canten con júbilo, porque tú los proteges; regocíjense en ti los que aman tu nombre.
12 Porque tú, oh Señor, bendices al justo, como con un escudo lo rodeas de tu favor.

Salmos 17:6-15 La Biblia de las Américas (LBLA)
6 Yo te he invocado, oh Dios, porque tú me responderás; inclina a mí tu oído, escucha mi palabra. 7 Muestra maravillosamente tu misericordia,
tú que salvas a los que se refugian a tu diestra huyendo de los que se levantan contra ellos. 8 Guárdame como a la niña de tus ojos;
escóndeme a la sombra de tus alas 9 de los impíos que me despojan,
de mis enemigos mortales que me rodean.
10 Han cerrado su insensible corazón; hablan arrogantemente con su boca. 11 Ahora nos han cercado en nuestros pasos; fijan sus ojos para echarnos por tierra, 12 como león que ansía despedazar, como leoncillo que acecha en los escondrijos.
13 Levántate, Señor, sal a su encuentro, derríbalo; con tu espada libra mi alma del impío, 14 de los hombres, con tu mano, oh Señor, de los hombres del mundo, cuya porción está en esta vida, y cuyo vientre llenas de tu tesoro; se llenan de hijos, y dejan lo que les sobra a sus pequeños.
15 En cuanto a mí, en justicia contemplaré tu rostro;
al despertar, me saciaré cuando contemple tu imagen.      



EL GRAN obstáculo a las Oraciones.

Antes de comenzar con cualquier tipo de oración en Guerra Espiritual, es SUMAMENTE IMPORTANTE, que TODOS en la familia hagan un compromiso de no hablar quejas, insultos, críticas, griterías, reclamos, derrota, amargura, sino que CAMBIE el lenguaje familiar de maldición a BENDICIÓN. Los pleitos, las griterías, las contiendas, los desacuerdos y la intolerancia deben desaparecer PARA SIEMPRE del hogar de lo contrario todo será un gran fracaso. De ahora en adelante cambiará el lenguaje a lenguaje de BENDICIÓN y se declarará la victoria de Dios en el lenguaje cotidiano. Si el ambiente de pleito y contienda, y amargura continúan en el hogar, DE NADA SERVIRÁN LAS ORACIONES. Tener un lenguaje negativo, pesimista o de maldición DESACTIVA las oraciones de poder. Los cristianos que oran a Dios por una situación y declaran victoria y luego mas tarde expresan negativismo, amargura, pesimismo, derrota, maldición, en su lenguaje cotidiano, NUNCA, verán contestadas sus oraciones, por esto es que hay muchos cristianos que por años oran por una situación que nunca se resuelve.

 El lenguaje que utilizamos para orar debe estar en CONCORDANCIA con nuestro lenguaje cotidiano.


 CON QUÉ OTROS MATERIALES  CUENTA ESTE MINISTERIO?
Tenemos  también materiales especiales, que son UNICOS, pues no nos apoyamos en ninguna información, ni trabajo de nadie, y de hecho, en ninguna otra parte podrá obtener algo similar.  Trabajamos mucho para construirlos y por eso, con toda justicia, pedimos ofrendas a los que lo solicitan. Todo esto con el el solo fin de poder sostener nuestro ministerio.
 
Oracin por HIJOS en CRISIS. Decretos de Liberacin. 
Bendiciones profticas
Oraci
n por mi DESCENDENCIA.







MANUAL de Guerra Espiritual para ministrar liberación de la ESQUIZOFRENIA.


 PARA IGLESIAS, MINISTERIOS Y GRUPOS DE INTERCESIÓN. TALLERES PARA FORMACIÓN DE INTERCESORES DE ALTO NIVEL. Costo $100 (cien dólares americanos dentro de los Estados Unidos y la Unión Europea) Fuera de los Estados Unidos, para países Latinoamericanos son $80 (ochenta dólares americanos)
Formato PDF.  Envío Vía Mail



Para ver mas ir a: Materiales de Ministración


Cristina Blanc-Ramirez.
~ Sierva de Jesus el Yeshua Hamashiach~
Casa de Oracion en Mision Avivamiento.
mision-intercesion1usa@hotmail.com
901-628-5642  Memphis. TN. USA.

No comments:

Post a Comment